Principales mitos y realidades del consumo de huevo:

 

 • ¿El contenido nutricional del huevo blanco, es diferente al del huevo café?

 

              Falso, el color del huevo está relacionado con la genética del animal y no varía su composición nutricional.

 

 • ¿El huevo es un alimento funcional?

 

Cierto, Un estudio publicado en 2010 en el Journal de Nutrition and Food Science, encontró que, este alimento bajo en calorías, es una buena fuente de proteína y está lleno de nutrientes que son esenciales para la salud, particularmente vitamina D, vitamina B12, Selenio y Colina.

 

 • ¿El colesterol del huevo, aumenta nuestro colesterol en sangre?

 

Falso, Un estudio realizado por la Facultad de Salud Pública de Harvard (AEB, 2004), concluyó que los niveles de colesterol en sangre de una persona sana se mantendrán iguales si consume un huevo por día. Los principales responsables en la dieta del aumento de los niveles de colesterol en sangre son las grasas saturadas y las parcialmente hidrogenadas (también llamados ácidos grasos trans) presentes en carnes grasas, fiambres, embutidos, crema, manteca, margarina y lácteos enteros.

 

 • ¿Hay que evitar consumir huevos crudos?

 

Cierto, una adecuada cocción (por encima de 60°C), destruyen las posibles bacterias presentes y previene los riesgos de contraer enfermedades y como la diarrea.

 

 • ¿Se deben lavar los huevos antes de meterlos en la nevera?

 

Falso, La cáscara de los huevos es porosa y posee una fina película protectora, al lavarlos, facilitamos el ingreso de posibles microorganismos, en caso de estar sucios es aconsejable hacerlo inmediatamente antes de utilizarlos, limpiándolos con agua sobre la cáscara y secándolos con papel de cocina.

 

 • ¿Comer huevo ayuda a proteger la vista?

 

Cierto, según estudios realizados por el Instituto Nacional de los Ojos en EEUU, ciertos antioxidantes, particularmente la Luteína y Zeaxantina, pueden reducir significativamente el riesgo de degeneración ocular relacionada con la edad. Los huevos son una fuente importante de ambos antioxidantes y éste puede ser un factor importante en reducir el riesgo de otras enfermedades oculares graves (ENC, 2011).

 

 • ¿Es dañino comer huevo durante el embarazo?

 

Falso, un solo huevo contiene 23% de la ingesta diaria recomendada de Colina, una vitamina que es esencial para el funcionamiento normal de todas las células, incluyendo las células asociadas con el metabolismo, el cerebro y la función nerviosa, la memoria y el transporte de nutrientes a través del organismo. La Colina también ayuda a prevenir defectos de nacimiento, además de potenciar el desarrollo del cerebro y la memoria en los niños pequeños (ENC, 2011).

 

Luego de revisar los mitos, realidades y beneficios del consumo de huevo podemos concluir que el este es un alimento funcional y que su consumo no representa un riesgo para la salud, así como también que podría representar una alternativa para contribuir con el 20% del requerimiento diario de proteína con tal solo consumir 2 huevos/día.

 

 

Calle 107 Parcela P9 Galpón No. 3 Urb.

Terrazas de Castillito. San Diego, ZP: 2006

San Diego. Edo. Carabobo - Venezuela

Valencia, Edo. Carabobo.

addigrains@addigrains.com.ve

© Copyright 2016 Addigrains,c.a. R.I.F. J-30871000-8. Todos los derechos reservados.

“ALTERNATIVA PROTEICA PARA EL CONSUMO

HUMANO: LOS HUEVOS DE GALLINA,

BENEFICIOS, MITOS Y VERDADES”

Ing. Agr. MSc. Carles Rincón Gainza.

crincon@addigrains.com.ve

Asistente de Formulación- Addigrains C.A

Los huevos son considerados un alimento funcional ya que sus componentes (minerales, vitaminas y ácidos grasos) ofrecen beneficios nutricionales y para la salud. Estudios recientes mencionan que puede retrasar los procesos degenerativos, así como, prevenir o mitigar algunas enfermedades, este puede ser útil para tratar algunas afecciones estomacales e intestinales (en especial las úlceras), porque las claras neutralizan la secreción de ácido en el estómago. Es recomendable para personas con anemia o que sean obesas (pasado por agua o cocido aporta muy pocas calorías), diabéticas (no contiene azúcares solubles), o con gota (por no contener purina).

Tomado de: www.cienciasalud.com.mx/nutricion/aumenta-el-consumo-de-huevo-en-america

El peso total de un huevo está constituido 30% por la yema, 60% por la clara y un 10% por la cáscara y sus componentes nutricionales están heterogéneamente repartidos, existiendo importantes diferencias nutricionales entre la clara y la yema. La composición nutricional de un huevo no suele ser constante, ya que, esta puede estar influida por factores externos como la calidad nutricional de la dieta aportada a las aves. No obstante, se han establecido valores referenciales de los componentes nutricionales del huevo.

 

Es importante que el consumo del huevo se realice completo (es decir consumir la yema y clara) ya que los nutrientes se acumulan de forma diferente en los diferentes componentes del huevo. La clara está formada principalmente por agua (aproximadamente 88%) y 11% de proteínas, siendo la ovoalbúmina la más importante, contiene minerales y vitaminas hidrosolubles, mientras que, en la yema se encuentran nutrientes como la proteína, vitaminas (A, D, E, B12, B6, B1, biotina, ácido fólico, inositol) y minerales (calcio, hierro, yodo, magnesio, fosforo y zinc) y otras sustancias valiosas como la colina y la lecitina (la primera es necesaria para producir la acetilcolina, fundamental para el sistema nervioso y la lecitina despliega un verdadero trabajo de limpieza de las arterias, liberándolas de depósitos de grasa). Tomado de: www.wpsa-aeca.es/aeca_imgs_docs/wpsa1234543028a.pdf.

 

 

Tabla 1. Componentes nutricionales del huevo de gallina. Cantidades nutrientes expresadas para 100 gr de porción comestible del alimento.

En Venezuela el consumo de huevos es relativamente bajo, aun cuando no existen estadísticas oficiales recientes, esta tendencia de bajo consumo se ha reflejado a lo largo de los años, para el 2011 la Federación Nacional de Avicultura de Venezuela reporto un aumento en el consumo de huevos, alcanzando valores de 168 huevos/persona/año, encontrándose entre los países con el menor consumo de huevo a nivel de Latinoamerica.

 

El bajo consumo de huevos en nuestro país es originado por diversos factores entre los cuales se pueden mencionar la cultura, hábitos alimenticios y los mitos erróneos que existen entorno al consumo de este alimento y la poca información de los beneficios que se pueden obtener al consumirlo.

 

Una muestra de que el incremento del consumo de huevos en nuestro país es viable y no causaría ningún inconveniente de salud en la población, se puede obtener al ver el consumo de otros países Latinoamericanos (Tabla 2) como es el caso de México país con el consumo más alto a nivel mundial, sus habitantes consumen en promedio casi un huevo diario (0.98 huevos/percapita/año) y gracias a diversas investigaciones han demostrado que este consumo no perjudica la salud, en apoyo a esto la Organización Mundial de la Salud menciona que consumir hasta 10 huevos a la semana no supone riesgo alguno para una persona sana.

 

Tabla 1. Componentes nutricionales del huevo de gallina. Cantidades nutrientes expresadas para 100 gr de porción comestible del alimento.

 

En los últimos años la sociedad ha ido tomando conciencia de la estrecha relación que existe entre dieta y salud, motivo por el cual, mayor número de personas se enfocan en el consumo de alimentos sanos a través de una dieta balanceada, donde las proteínas pueden venir de fuentes vegetales como los granos y cereales o de fuentes de origen animal como carnes (rojas y/o blancas) o del huevo.

 

Según FAO (2012) la recomendación de consumo de proteína es de al menos 58 g/d en adultos, ubicándose los valores promedios mundial en un rango de 59-104 g/d. En Venezuela las últimas estadísticas reflejaban un consumo de 84 g/d de proteína (Fedeagro. 2013), donde el 45% del consumo de proteína es de origen animal, siendo el mayor porcentaje del consumo atribuido a las carnes, aun cuando existen otras alternativas como los son los huevos de gallina que pueden aportar los mismos nutrientes esenciales que las carnes (Viterí 2013).